Dieta Okinagua


La dieta milenaria, la dieta Okinagua

Esta dieta milenaria, se basa en la alimentación de los habitantes de la isla de Okinawa, Japón, cuando el mundo conoció que su población gozaba de una longevidad inusual con respecto a el resto de los japoneses y el resto del planeta.

Así es, en éste archipiélago, la esperanza de vida promedio, es de 86 años para la mujer y 76 años para el hombre, allí es muy habitual tener mas de 100 años y llegar a esos años con un buen estado de salud.

Analizando los factores que producen esta maravilla, encontramos que uno de ellos es la dieta, otro las relaciones sociales y por último, la falta de estrés.

Sería en principio una dieta para prolongar la vida, pero esto incluye perder peso y mejorar la calidad de vida.

Estas gentes, por su modo de vida, llevan una alimentación pobre en grasas y calorías, casi vegetariana, pobre en materias grasas, (menos de 25% de calorías totales) y alta en nutrientes.

Su ingesta de proteínas es sobre todo de origen marino, pescados, mariscos y también del tofu, que son proteínas de soja fermentada.

Como la mayoría, tiene sus propios cultivos, el arroz, los cereales y gran variedad de legumbres son consumidas en abundancia. Estos cultivos están libres de pesticidas y otros químicos que se usan de común como abonos. Otra característica es la ausencia del consumo de lácteos y el no consumo de azúcares.

Pero además, el huerto, es una excelente forma de mantener activos a sus cuidadores, muchos de ellos centenarios ya, siguen realizando las tareas agrícolas a diario.

También consumen cerdo y aves de corral, aunque en ocasiones especiales.

En cuanto a lo social, es notable que estos habitantes mantengan a lo largo de su vida contacto muy cercano con sus amigos y vecinos de toda la vida, con los que comparten labores y ratos de ocio. Podríamos decir que tienen una excelente vida social.

Otro dato curioso es que suelen dormir siestas de 2 o 3 horas a diario, este descanso permitiría la correcta asimilación de lo que comemos.

Nuestra vida diaria, es muy acelerada y nuestro nivel de estrés muy elevado, cuando estamos estresados , los niveles de cortisol se disparan, aumenta los niveles de glucosa en sangre y nuestro cuerpo esta preparado para reaccionar aceleradamente, rendir más, para luchar o huir . Este proceso que se desencadena en nuestro cuerpo día tras día, afecta negativamente a nuestro metabolismo.

Volviendo a la dieta, puede hacer que se pierda peso, aunque no solo es ese su objetivo. Previene enfermedades crónicas y envejecer en forma prematura.

En resumen, el consumo de alimentos de baja densidad energética, sacia con facilidad, lo que puede ayudar a perder peso.