Dieta Mediterranea


Dieta Mediterranea

Pensar en la zona europea del Mediterráneo no es sólo imaginar la hermosura de sus playas, ya que hay muchas otras cosas que también la caracterizan, como la gastronomía, que es lo que nos interesa en este artículo. La comida es exquisita, variada y, en consecuencia, muy saludable, debido a que incluye tanto carnes y pescados como legumbres y vegetales.

Así, podremos armar un tratamiento para bajar de peso de manera equilibrada, placentera y eficaz. De esto se trata la dieta del Mediterráneo para tener menos kilos y más salud. ¿Un dato importantísimo?: este método goza de la aprobación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de otros organismos internacionales.

No es un tratamiento invasivo ni agresivo para el organismo, todo lo contrario, lo que significa que la pérdida de peso no será rápida, sino paulatina pero eficaz. De hecho, muchas veces esas dietas que prometen celeridad en sus resultados terminan siendo un arma de doble filo porque, de abandonar el régimen, los kilos que hayáis logrado bajar los recuperaréis de inmediato.

La dieta del Mediterráneo es un método diseñado que, idealmente, debería realizarse de por vida, aunque eso dependerá del objetivo de cada persona y de lo que esté dispuesta a dar de sí en este proceso.

Lo importante es no claudicar, al menos en los primeros meses, dado que normalmente se baja un kilo a los siete días de haber comenzado. Luego de cuatro o cinco semanas, el peso comenzará a estabilizarse, pero eso obedecerá a la voluntad y la conciencia que pongáis a la cuestión.

La dieta del Mediterráneo para tener menos kilos y más salud será, entonces, la consigna. Aquí va el menú de cada semana:

Lunes

  • Desayuno: una taza de leche descremada o de soja; un vaso de zumo exprimido de naranja; cereales integrales (fibras, salvado, avena, germen de trigo).
  • Media mañana: un yogur descremado; una porción de fruta.
  • Almuerzo: una pechuga de pollo a la plancha sin piel; ensalada de fideos, tomate, queso fresco y albahaca; una infusión.
  • Merienda: media tostada de pan integral con una rodaja de pavo.
  • Cena: Filete de merluza a la plancha; espárragos; una porción de fruta.

Martes

  • Desayuno: un vaso de zumo exprimido de naranja; media tostada de pan integral con un trozo de pavo.
  • Media mañana: un yogur descremado; una porción de fruta.
  • Almuerzo: lubina a la plancha; puré de calabaza y/o acelga; una infusión.
  • Merienda: un yogur descremado.
  • Cena: ensalada de lechuga y zanahoria; una porción de fruta.

Miércoles

  • Desayuno: una taza de leche descremada o de soja; un vaso de zumo exprimido de naranja; tres galletas integrales (de salvado, por ejemplo).
  • Media mañana: un yogur descremado; una porción de fruta.
  • Almuerzo: un plato de espinaca hervida; un plato de arroz salteado con arvejas; una infusión.
  • Merienda: una taza de gelatina light (de cualquier sabor).
  • Cena: una chuleta de ternera a la plancha, sin grasa; una porción de fruta.

Jueves

  • Desayuno: un vaso de zumo exprimido de naranja; trozos de varias frutas (manzana, durazno, piña, ciruela, banana).
  • Media mañana: un yogur descremado; una porción de fruta.
  • Almuerzo: una porción de tortilla (puede ser de patata, espinaca u otras que os guste); una porción de fruta.
  • Merienda: media tostada de pan integral con una rodaja de pavo.
  • Cena: una pechuga de pavo a la plancha; un tazón de espárragos blancos; queso fresco light.

Viernes

  • Desayuno: un vaso de zumo exprimido de naranja; una tostada de pan integral con una rodaja de pavo.
  • Media mañana: un yogur descremado; una porción de fruta.
  • Almuerzo: una berenjena rellena con carne picada, cebolla y pimiento.
  • Merienda: un yogur descremado o una taza gelatina light (de cualquier sabor).
  • Cena: una pechuga de pollo a la plancha; ensalada de tomate, queso fresco y orégano; una porción de fruta.

Sábado

  • Desayuno: una taza de leche descremada o de soja; un vaso de zumo exprimido de naranja; tres galletas de harina integral.
  • Media mañana: un yogur descremado; una porción de fruta.
  • Almuerzo: pollo asado con manzana al horno; una infusión.
  • Merienda: media tostada de pan integral con una rodaja de pavo.
  • Cena: caballa al horno; espárragos.

Domingo

  • Desayuno: un vaso de zumo exprimido de naranja; una tostada de pan integral con una rodaja de pavo.
  • Media mañana: un yogur descremado; una porción de fruta.
  • Almuerzo: dorada y tomates cocinados al horno y condimentados con ajo y perejil; una porción de fruta.
  • Merienda: un yogur descremado o una taza de gelatina light (de cualquier sabor).
  • Cena: chipirones (calamares pequeños) y champignones a la plancha; una porción de fruta.

Como podéis observar, y tal como lo anticipamos, la dieta del Mediterráneo para tener menos kilos y más salud es muy completa, pensada para incorporar alimentos frescos, naturales y sanos. Por eso, para que comprendáis cuál es la base de este régimen y qué efecto genera en el cuerpo, tomad nota de lo siguiente:

  • Para beber durante las comidas, lo preferente es agua, aunque cada tanto podéis disfrutar de una copa de vino tinto.
  • Procurad reemplazar la sal por las hierbas aromáticas (orégano, tomillo, albahaca, romero).
  • Utilizad sólo aceite de oliva para cocinar.
  • Los alimentos deben estar frescos y las verduras y frutas deben ser de estación.
  • La fruta será el postre normal, mientras que los dulces se podrán comer ocasionalmente.
  • Ingerir pan, cereal y pasta diariamente os aportará los hidratos de carbono que el cuerpo necesita.
  • Reducid el consumo de carnes rojas a una vez por mes, y cuando las consumáis, elegid las magras.

Ahora bien, en la dieta del Mediterráneo para tener menos kilos y más salud no puede faltar el ejercicio físico, como en ninguna dieta que hagáis. Dedicad a ello al menos media hora todos los días. Podéis caminar, trotar, hacer aeróbica, practicar algún deporte, bailar, pero no os quedéis quietas, pues no surtirá el efecto que buscáis.