Dieta y gimnasio

DIETA Y GIMNASIO

Reconozcámoslo: está de moda ir al gimnasio. Sí, está de moda, y en cierta medida es normal. En una sociedad en la que prima la imagen, el cuidado de la forma y la belleza personal se ha convertido en una necesidad básica. En este post descubriremos las ventajas de unir una buena dieta y gimnasio.

Running, pilates, spinning, pesas… Son palabras que se han instalado de una vez por todas en el imaginario popular. Los gimnasios se están forrando a costa de nuestras inseguridades, sí, pero no por eso dejaremos de ir.

Así que si vamos a ir al gimnasio es necesario saber que mantener una dieta equilibrada y ajustada a nuestras necesidades calóricas es fundamental, casi más incluso que el propio hecho de ir al gimnasio a hacer deporte.

¿QUÉ COMER SI VOY AL GIMNASIO?

Lo primero que tenemos que saber es qué debemos comer si vamos al gimnasio. Bien es cierto que una dieta saludable puede resultar suficiente para la mayoría de personas que asisten al gimnasio, pero si seguimos unos sencillos consejos podremos aumentar la calidad de los resultados contenidos con el entrenamiento considerablemente.

QUÉ COMER ANTES DE IR AL GIMNASIO

Dieta y gimnasio son grandes aliados. Veamos los pasos a seguir para optimizar nuestro rendimiento con una buena alimentación.

Empecemos por el principio, y el principio no es cuando cogemos la primera pesa o nos subimos a la cinta de correr. El principio es regular nuestros hábitos alimentarios antes de asistir al gimnasio.

Lo mejor antes de ir al gimnasio es consumir alguna fruta, en especial plátano, pues no contiene un alto contenido calórico y, lo más importante, nos proporcionará la energía necesaria (algo fundamental) para afrontar el entrenamiento y no sentirnos cansados en ningún momento del mismo.

QUÉ COMER DESPUÉS DE IR AL GIMNASIO

Después de ir al gimnasio hay dos tipos de alimentos que debemos ingerir por encima de ningún otro: hidratos de carbono (también llamados glúcidos) y proteínas.

Por ejemplo, una tortilla de 2 o 3 huevos, un filete de carne de cerdo o una pechuga de pavo, un plato de pasta y, para acabar, otra pieza de fruta.

No obstane, sabiendo que lo ideal es tomar hidratos de carbono y proteínas, podemos elegir los alimentos de este tipo que más nos gusten.

ERRORES COMUNES DE ALIMENTACIÓN AL IR AL GIMNASIO

Ahora vamos a enumerar unos cuantos errores comunes que cometemos en nuestra dieta cuando vamos al gimnasio:

  • Beber demasiada agua en poco tiempo, antes, durante o después del entrenamiento.
  • Comer demasiado antes de ir al gimnasio.
  • También su contraparte: asistir en ayunas al gimnasio.
  • Pegarnos un atracón después de entrenar.
  • No ingerir las frutas y verduras recomendadas diariamente.

Pero, sobre todo, cabeza, mucha cabeza si decidimos empezar a ir al gimnasio. Los hay que no saben controlar ni el tiempo que dedican al entrenamiento ni la dieta asociada al mismo con la intención de alcanzar sus objetivos más rápidamente, y esto es un grave error.




No hay comentarios


Puedes dejar el primero : )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *