Dieta Atkins

La dieta Atkins y sus fases para perder peso

Pareciera que hablar de dietas es hablar de martirio. Es muy difícil cumplirlas al pie de la letra y la mayoría de las personas termina abandonándolas. Pero más allá de las dificultades que esto conlleva, existe un método que puede funcionar muy bien: la dieta Atkins y sus fases para perder peso.

Una buena manera de motivarse para cumplir esas fases es que las tomes como pequeñas metas. Ver cómo las alcanzas poco a poco te generará satisfacción porque paralelamente irás notando los resultados positivos.

Esas fases son cuatro: inducción, continuidad, mantenimiento previo y mantenimiento definitivo. A grandes rasgos, el procedimiento comienza con la pérdida relativamente rápida de la grasa excedente eliminando por completo los carbohidratos y continúa con su incremento en forma progresiva, para que el organismo los pueda asimilar y digerir correctamente.

Este plan nutricional fue ideado por el médico norteamericano Robert Atkins, pero ahora está adaptado, debido a que sus colegas lo han criticado porque sostenían que carecía de elementos nutricionales que no pueden faltar en el cuerpo. De modo que la dieta se reinventó para hacerla más equilibrada y saludable. De esto se trata la dieta Atkins y sus fases para perder peso.

Antes debemos aclarar que hay carbohidratos “buenos” y carbohidratos “malos”:

Los “buenos” aportan vitaminas, minerales, fibras y demás nutrientes que le dan al cuerpo la energía necesaria para gozar de una calidad de vida equilibrada. Ejemplos de ellos son las legumbres, hortalizas como espárragos, remolacha, zanahoria, coles, brócoli, ajo, apio, berenjenas, judías verdes, cebolla, aceitunas, etcétera, frutas como tomate, uva, piña, pomelo, naranja, guayaba, kiwis, limón, lima, ciruelas, etcétera, frutos secos, semillas, arroz, maíz, etcétera.

Por el contrario, los “malos” son aquellos que no tienen valor nutricional, son refinados, edulcorados, no aportan fibras, contienen conservantes y aditivos artificiales. Es difícil no tentarse con ellos, pero son los principales responsables de ciertas enfermedades, como la diabetes, la obesidad, problemas en el páncreas, afecciones cardíacas, entre otras. Ejemplos de estos son dulces de panadería, refrescos con gas, bebidas alcohólicas, alimentos procesados e industrializados, golosinas, natillas, pasta blanca, etcétera.

Las fases de la dieta

La inducción

Es el inicio del programa, el “empujón” que necesitas para comenzar. El propósito del “segundo capítulo” de la dieta Atkins y sus fases para perder peso es que tu organismo no elimine primero los carbohidratos sino las grasas, para ganar energía. Si no tienes exceso de peso, puedes saltear esta fase y pasar a la siguiente.

  • Come las cinco comidas diarias habituales (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena). No las saltees ni permanezcas más de seis horas sin comer algo.
  • Consume en cada una de estas comidas alimentos ricos en proteínas, como carnes rojas magras, pollo sin piel, cerdo, pescado, mariscos, huevos o lácteos (sólo 150 gramos por día).
  • Ingiere solo 20 gramos de carbohidratos por día.
  • Para hidratarte, bebe agua o infusiones de hierba solamente, por lo menos 2 litros diarios.
  • Incluye caldos.
  • Las frituras y comidas rebozadas con pan rallado están totalmente prohibidas.
  • Para cocinar, utiliza mantequilla y aceite de oliva, girasol, canola o semillas.
  • Si sientes mucha tentación, come gelatina sin azúcar.
  • Observa siempre las cantidades de hidratos de carbono que contienen los productos que compres o los que consumas en un restaurante.

Continuidad

En esta etapa ya habrás eliminado esa grasa acumulada en tu cuerpo que estaba de más. Ahora, más motivada, podrás continuar con el régimen pero sin tanta severidad, dado que empezarás a incorporar otros alimentos con hidratos de carbono (5 gramos más, es decir, 25 en total).

Aquí, al agregar otras comidas, lo que deberás hacer es dar cuenta de cuántos carbohidratos netos tendrías permitido consumir sin dejar de bajar de peso (nivel de tolerancia). Cómo verás, el pasaje entre fases debe ser gradual, lento.

Puedes comenzar agregando un puñado de nueces y semillas o bien vegetales de hojas verdes y otros que no contengan almidón. También puedes añadir queso mozzarella, ricota, frutos secos y frutos rojos (frutillas, frambuesas, cerezas, moras). También puedes beber zumo natural de limón, lima o tomate, y por supuesto, dos litros de agua diarios (ocho vasos).

Mantenimiento previo

Consideras que ya has bajado lo suficiente como para estar preparada para pasar a la otra instancia de la dieta Atkins y sus fases para perder peso, en la que el objetivo será, además de terminar de bajar esos pocos kilos que te separan de la meta, readaptar a tu organismo a que asimile los hidratos de carbono sin engordar. Pero la clave es ir despacio: por ejemplo, si aún te faltan 4 kilos, bajar 1 kilo por semana.

Esta instancia consiste en descubrir si puedes seguir agregando -con lentitud- más hidratos de carbono a la vez que bajas de peso -también con lentitud-. Compruébalo incrementando 10 gramos de carbohidratos por semana e incorporando nuevos alimentos ubicados en niveles superiores de la escalera de carbohidratos. Si no funciona, es porque debes seguir en la segunda fase hasta que bajes por completo. Es una cifra totalmente personal, y una vez que lo logres, procura mantenerte así al menos por un mes.

¿Qué podrás incorporar aquí?: frutas y hortalizas con más cantidad de carbohidratos y con almidón, como manzana, banana, kiwi, mango, guindas, patatas, zanahorias, zapallo anco, etcétera. También, granos integrales y legumbres.

Mantenimiento definitivo

Final y felizmente, te hacemos entrega de tu diploma de perseverante y disciplinada, ya que has logrado llegar a la fase final, donde de por vida tendrás que cuidar tu peso encontrando el equilibrio personal de los carbohidratos que conformarán tu dieta diaria. Será tu estilo de vida en materia alimenticia.

Todo lo que debes hacer es seguir ingiriendo los alimentos que conformaban tu fase 3, manteniéndote en tu límite cuantitativo de carbohidratos (o por debajo de ese límite), lo cual también dependerá de si tu estilo de vida es activo o sedentario, en cuyos casos el nivel de carbohidratos será superior o inferior, respectivamente.

Si sientes apetito, no consumas hidratos de carbono más allá del límite que tienes, pero sí disfruta de algunas comidas con grasas naturales, ya que compensarás el hecho de que ya no estabas quemando grasa corporal para generar energía.

Con la dieta Atkins y sus fases para perder peso, tú misma irás regulando tus límites cuantitativos en la escalera de carbohidratos y, a medida que la practiques, la tomarás como algo normal y fácil de modificar, en caso de que sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *